Actualmente dirijo PASEO junto a mi socio Santos Henarejos. PASEO es un estudio de diseño de productos digitales con un enfoque narrativo y estratégico.

 

Desde hace 15 años he formado parte de equipos en estudios de diseño, consultoras y startups. He trabajado para consultoras digitales, instituciones y museos. Desde 2010 he colaborado como docente y mentora el Instituto Europeo di Design (IED), La Nave Nodriza, KShcool y Iron Hack.

 

¿Cuál crees que es el mayor de los retos de las mujeres dentro del diseño?

Creo que ahora mismo es el acceso a puestos de mayor responsabilidad, crecer profesionalmente y ascender en un mundo que todavía es mayoritariamente masculino. Desde 2019 comienzan a aparecer mujeres con premios en diseño, es solo el comienzo, Silvia Ferpal o Ludita ahora son referentes para muchas diseñadoras. También soy positiva y creo que esto está cambiando, y no solo en nuestra profesión, las nuevas generaciones vienen pisando fuerte.

 

De todo lo que has hecho laboralmente ¿qué trabajos consideras más representativos?

Llevo casi 20 años trabajando y se me hace complicado elegir los más importantes. Creo que cada proyecto en mi carrera resolvió un problema y quiero pensar que fue importante en su momento para cada cliente. 

Pienso que los que me parecieron más “duros” al final son con los que más aprendí, y eso me gusta (el cartel de Photoespaña, el comisariado diseño de la inauguración de la Terraza Matadero, la web de Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible…) bien distintos todos, jajaja.

¿Compartirías con nosotras el que consideras el mayor acierto de tu carrera profesional?

Ahora mismo mi mayor reto ¡es PASEO! y además lo considero un acierto. Aprendí mucho también en los años en los que estuve trabajando en distintas empresas y como autónoma independiente… ahí los mayores aciertos fueron ir eligiendo qué hacer en cada momento.

 

¿Y un tropiezo del que aprendiste mucho?

Una vez decidí tomarme un tiempo largo para viajar, colaborar con una ONG reconocida y hacer fotos, muchas fotos. Vendí todo lo que tenía en Madrid y me fui. No llegó al año cuando me di cuenta de que lo que yo quería era diseñar, sentarme a pensar, a hablar con la gente y resolver problemas. Así que regresé a Madrid con mi mochila y mi portátil y ahí empezó todo.

 

¿Cuál crees que debería ser el salario justo para el trabajo que desarrollas?

Para empezar, creo que no se debe hablar solo de remuneración económica, cuenta mucho también tener tiempo libre, conciliar, tener un buen horario, flexibilidad para trabajar en remoto y un ambiente positivo en el estudio. También depende mucho de dónde estés contratada en ese momento. No es lo mismo trabajar en una multinacional, que en una empresa pequeña o gestionar tu propia empresa. Mi sueldo anual ronda aproximadamente los 44K, somos una empresa joven y hemos tenido meses en los que no he cobrado nada.

 

En perspectiva ¿qué conocimiento y/o habilidad relacionada directamente con tu profesión crees que te hubiera resultado más útil aprender antes? ¿Y de las que son más transversales? Como por ejemplo temas administrativos, legales…

Los conocimientos más transversales y que ahora me son útiles son temas de administración, facturación, tesorería y todo lo relacionado con gestión económica. Hubiera estado muy bien tener unas bases sólidas desde el inicio, porque esto sirve si tienes una empresa, pero también si eres autónoma. 

Sobre habilidades, creo que es buena idea aprender cosas previamente a ponerlas en práctica. Estudiar o ampliar conocimientos es genial, ponerlos en práctica es la manera de sostenerlos y que se queden en ti. Es decir, no voy a aprender a usar un programa que no sé si voy a usar o se va a quedar obsoleto antes de hacerlo. Quizás soy muy pragmática en esto de aprender por aprender, no va con mi forma de ser y no lo fuerzo. Por ejemplo, creo que hay cursos cortos muy interesantes en varias escuelas u online con los que puedes prepararte para un reto profesional.

Algo que siempre se debe incluir en un portfolio y algo que evitarías.

Incluiría (brevemente) lo que te motiva de tu profesión, aunque estés muy verde en eso aun, lo que te mueve a hacer lo que haces. Añadir también una descripción de donde crees que aportas valor al equipo o al estudio donde escribes, cuando veo esto en los portfolios me maravilla. Evitaría enviar textos copiando y pegando sin tener en cuenta a quién estás escribiendo es algo que pasa bastante y me alucina. 

 

¿Qué consejo le darías a una mujer que está empezando?

Que luche por lo que quiere hacer y que no dude en contactar con mujeres del sector para charlar con ellas/nosotras con dudas o ideas para su comienzo. Cada vez hay más referentes y somos más accesibles que nunca. Que no deje de asistir a eventos como Compañía Creativa en la medida en la que puedan, no todas vivimos en ciudades donde se organizan encuentros o eventos de estas características. Yo recurrí a una mujer diseñadora que me quedaba cerca (soy de un pueblo castellano minúsculo y me acerqué en coche a verla) antes de decidir estudiar diseño, ella me ayudó a dar el salto. Gracias Yolanda.

 

Y para terminar, ¿nos recuerdas alguna frase o actitud “de señoro” con la que te hayas encontrado durante tu carrera profesional y se te haya quedado grabada?

Una frase unida a una actitud: Varias personas (7 hombres y una mujer, yo) esperando a que yo comenzara la presentación de proyecto porque un “señoro” llega unos 20 minutos tarde, y al llegar suelta: “menos mal que no soy mujer y vengo en tacones, ¿eh?. Hubiera llegado aun más tarde”. Lo que peor me pareció fue la actitud del resto de hombres y en especial de mi equipo que no dijeron nada.