Ha trabajado como directora de arte en diferentes agencias de publicidad en Madrid y Barcelona como Wassabi, Espai Grafic y Mateo & Co.

 

Nacida en Santander, formada en Oviedo (Asturias), donde estudió grabado y técnicas de estampación y diseño. Allí fue donde ganó el Premio Asturias Artista Revelación en Arte y la Beca Cajastur en Artes Plásticas. Ha sido directora creativa del Club de Malasmadres y ha trabajado para clientes nacionales e internacionales como Coca-Cola, Overflow, Olé San Antonio o Museo Thyssen. En la actualidad trabaja como directora de arte con su dupla creativa en su estudio en Santander.

 

De todo lo que has hecho laboralmente ¿qué trabajos consideras más representativos?

Los proyectos que más me representan son aquellos con los que me divierto. En realidad es muy fácil conseguirlo. Solo hay que crear una sinergia fluida con el cliente, conseguir captar bien sus necesidades y desarrollar un proyecto potente que las transmita, haciendo un desarrollo gráfico que las acompañe y del que te sientas orgullosa.

 

¿Cuál crees que es el mayor de los reto de las mujeres de la profesión?

La visibilización de la mujer en la profesión. Romper las barreras. Aunque parezca increíble a día de hoy, hay gente que cree que este problema no existe, a pesar de los datos que hay en diferentes estudios. La división sexual del trabajo es una traba laboral que sigue perpetuándose en nuestros días… LAS INVISIBLES.

¿Compartirías con nosotras el que consideras el mayor acierto de tu carrera profesional?

Sí, claro. En mi carrera profesional, sin duda, trabajar como autónoma. En este país es duro, pero algunos de los beneficios compensan. A nivel de proyectos, es difícil hablar del mayor acierto. Si me parece interesante destacar la importancia de no parar de crear nunca. Durante la pandemia todos los proyectos pararon un tiempo y (por necesidad) decidí seguir: desarrollé una serie de carteles que me dieron fuerza y visibilidad.

 

¿Y un tropiezo del que aprendiste mucho?

Los mayores tropiezos que he tenido en mi vida laboral han sido a raíz de temas financieros y colaborativos. Hay que dejar todo cerrado previamente antes de enfrentarte a un proyecto. Así se evitan muchos problemas, muchos disgustos y perdidas de tiempo innecesarias. Es algo que a las creativas, nos cuesta y es esencial.

 

¿Cuál dirías que fue el momento exacto que cambió tu carrera/forma de ver las cosas para siempre?

El punto de inflexión en el que cambió mi carrera fue cuando decidí hacerme autónoma.

Algo que siempre se debe incluir en un portfolio y algo que evitarías.

Menos es más. Los mejores proyectos, con los que te sientas más vinculada, de los que estés más orgullosa. Por los que quieres que te vuelvan a llamar. Eliminar el resto.

 

¿Qué consejo le darías a una mujer que está empezando?

  1. Que haga una lista de propósitos:
    – Qué es lo que le gusta.
    – Dónde quiere llegar.
    – Qué es lo que más le fascina.
    – Cuales son sus referentes.
    – Dónde le gustaría empezar a trabajar para aprender al máximo
  2. Que escuche muy bien al cliente para entender sus necesidades.
  3. Que todo proyecto parta de un concepto. Primero la idea luego el diseño.
  4. Que su trabajo siempre le divierta para que sea excelente.
  5. Que las críticas la hagan crecer, no desanimarse.
  6. Que entienda que cualquier diseño que haga por muy irrelevante que le parezca es una oportunidad muy buena para comunicar y para que la conozcan.

 

Y para terminar, ¿nos recuerdas alguna frase o actitud “de señoro” con la que te hayas encontrado durante tu carrera profesional y se te haya quedado grabada?

¿Trabajas solo con mujeres? ¡Que horror! Menudo estrés.
Muchas mujeres juntas, más problemas. Los hombres son más nobles…